//

Lunes, 12 Julio 2021 14:45

Argentina: ¿Qué hace únicos a sus patrimonios?

Los Patrimonios de la Humanidad de Argentina no son como cualquier otro. En esta oportunidad, te contamos algunos datos que los hacen únicos. 

En palabras de la Unesco, son “lugares de la Tierra con un valor universal excepcional”. Argentina se ubica como el cuarto país de Latinoamérica con más Patrimonios de la Humanidad en su haber. Once son las coordenadas repartidas a lo largo y ancho de su territorio en las provincias de Misiones, Córdoba, Buenos Aires, Santa Cruz, Chubut, La Rioja, San Juan, Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca y Mendoza.

De los once, seis son sitios culturales y cinco naturales. Cada uno de ellos constituye una razón más para visitar un país con cientos de maravillas, ya sea por la magia de sus paisajes como por la importancia de su historia.

  • Parque Nacional Los Glaciares, Santa Cruz

Conocerlo implica un espectáculo para todos los sentidos. Los grandes protagonistas son el Perito Moreno, siendo el glaciar más famoso del país y de los más imponentes del mundo, y el inconfundible monte Fitz Roy.

Se trata del parque más grande de todo el país y más del 30% de su territorio está conformado por hielo. El Glaciar Perito Moreno es de los pocos glaciares en el mundo que se encuentra en equilibrio, es decir, que no retrocedió con el tiempo, cosa que sí sucede con el resto por la situación climática.

  • Misiones Jesuíticas Guaraníes, Misiones

San Ignacio Miní, Santa Ana, Nuestra Señora de Loreto y Santa María la Mayor son las cuatro Misiones Jesuíticas argentinas seleccionadas por la Unesco en su listado de Patrimonios de la Humanidad.

La historia y el vínculo entre los jesuitas y los pueblos originarios guaraníes se asoman entre sus ruinas, eso y mucho más lo convierten en una visita imperdible.

  • Parque Nacional Iguazú, Misiones

Adentrarse en el corazón de la selva, conocer su inmensa fauna y flora, maravillarse por los 275 saltos y - quizás- dejar escapar una lágrima en lo más alto, la Garganta del Diablo, hacen a la visita.

¿Cuándo se pueden ver más mariposas? La respuesta es sencilla: en días calurosos. ¿Por qué? Porque les atrae la sal y, en días de mucho sol, el sudor humano las llama. Otro dato curioso es que el parque fue escenario de muchas escenas de películas conocidas, entre ellas Indiana JonesBlack Panther y La Misión.

  • Cueva de las Manos del Río Pinturas, Santa Cruz

Habitada 9.300 años atrás en el tiempo, es una imagen nítida de la vida de civilizaciones anteriores, en excelentes condiciones de conservación, donde cientos de manos quedaron inmortalizadas en piedra. En el sitio se llegaron a contar 829 manos izquierdas y solo 31 manos diestras.

  • Península Valdés, Chubut

Ver una función de la naturaleza desde la primera fila: así se siente visitar la Península Valdés. ¿De qué trata el show? De saltos de ballenas, juegos entre lobos marinos, varamientos de orcas, colonias de pingüinos y mucho más.

Las ballenas se acercan a la península durante los meses de junio a diciembre, por lo que en esta época tu visita es imperdible. La Isla de Los Pájaros fue fuente de inspiración de Antoine de Saint Exupéry para “la boa que se tragó el elefante”, por su idéntico contorno.

  • Manzana y estancias jesuíticas, Córdoba

Oportunidades sobran para recrear el legado jesuita en Córdoba. Por un lado, se encuentra la Manzana Jesuítica en el corazón de la ciudad y, por el otro, las seis estancias: Colonia Caroya, Jesús María, Santa Catalina, Alta Gracia, La Candelaria y San Ignacio.

  • Parques naturales de Ischigualasto, San Juan, y Talampaya, La Rioja

Existen lugares que, al visitarlos, dan la sensación de estar en otro planeta. Uno al lado del otro, en estos parques los paisajes crean una postal de acantilados y figuras naturales de tonos rojos, rosas, naranjas y ocres. Además de ser bellísimos, guardan una relevancia fascinante por los hallazgos arqueológicos y paleontológicos realizados en el área.

Talampaya significa en idioma diaguita “río seco del tala” (especie de vegetal local) y el parque Ischigualasto es comúnmente llamado “valle de la luna”, por su tierra y geoformas que se asemejan al paisaje lunar.

  • Quebrada de Humahuaca, Jujuy

Los pueblitos pintorescos se asientan a lo largo de la montaña y el recorrido es la fusión perfecta entre cultura, tradición y paisajes únicos. Por supuesto, el buen vino y la gastronomía típica se suman a la ecuación.

Se observan colores que van desde el verde hasta el blanco. Esto se debe a la sedimentación de los diferentes minerales durante millones de años.

  • Qhapaq Ñan - Sistema vial andino

A lo largo de las siete provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan y Mendoza, se deja descubrir lo que fue el Sistema Andino de Carreteras: una de las obras más fascinantes del siglo XV.

El Qhapaq Ñan denota las capacidades tecnológicas y de ingeniería de las comunidades prehispánicas andinas, es una herencia milenaria que transporta sin escalas a la época del Imperio Inca a quien visite alguno de sus fragmentos. El nombre Qhapaq Ñan significa “camino principal” en lengua quechua, el mismo atraviesa seis países y, el del territorio argentino, tiene una longitud de 119 kilómetros distribuidos en 32 sitios arqueológicos de las diferentes provincias.

  • Obra arquitectónica de Le Corbusier, Buenos Aires

Todas las obras del arquitecto suizo Le Corbusier fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en el año 2016. En total son 17 y se distribuyen por siete países distintos. Una de ellas está en La Plata, la ciudad de las diagonales, capital de la provincia de Buenos Aires: la Casa Curutchet. Un edificio histórico, insignia de la modernidad y la vanguardia, sello indiscutido del arquitecto.

  • Parque Nacional Los Alerces, Chubut

Constituido por lagos de colores increíbles, fauna súper diversa y su protagonista: la selva valdiviana -región de bosque verde de configuración densa y húmeda por la cantidad de precipitaciones que recibe- donde crece el alerce, uno de los árboles más longevos del mundo. Dentro del parque se puede visitar uno de los árboles más antiguos del planeta, con 2620 años, sorprendentemente tiene ni más ni menos que la edad del Partenón de Atenas y la altura del Obelisco de Buenos Aires.

Recuperado de Última Hora (2021).