//

Lunes, 13 Abril 2020 11:06

Materia, el museo más moderno de México está en Sinaloa

Dice la máxima de la conservación de la masa de Lavoisier que la materia no se crea ni se destruye, solo se transforma, y al parecer es la idea que quisieron plasmar al renovar el antiguo Centro de Ciencias de Sinaloa y transmutarlo, después de más de 25 años, al nuevo museo que lleva el nombre de Materia.

En un recorrido reciente que el equipo del Centro de Ciencias de Sinaloa (CCS) concedió a EL DEBATE se compartieron las novedades del recién reconstruido museo, que se perfila como uno de los más modernos en México y Latinoamérica.


Apertura a las novedades

La reconstrucción del CCS se inició en febrero del 2018, pero los cambios sustanciales empezaron a notarse a mediados y finales del 2019, con el levantamiento de la estructura que diera lugar al nuevo museo Materia, que próximamente abrirá sus puertas. De acuerdo con el director del CCS, Luis Arturo León, el lugar se ha planeado para ser el más moderno de México y uno de los más innovadores de Latinoamérica.

Su construcción tomó tres etapas: la primera constituyó a la nave que contiene en sí al museo, y que incluye al meteorito de Bacubirito y el espacio para el péndulo de Foucault; la segunda fase del proyecto integrará al planetario y a un auditorio, y, por último, la etapa tres, con el despliegue de las áreas exteriores al museo, desarrollando un jardín evolutivo con más de 300 especies emblemáticas de la región, que será abierto al público permanentemente.

Vista aérea del nuevo museo Materia, en el Centro de Ciencias de Sinaloa. Foto: Arturo Félix / El Debate

 

Museo inteligente, seguro e incluyente

El recorrido con el personal del museo se inició en donde se ubicara el emblemático restaurante El Meteorito. Luis Arturo León explicó que el proyecto está diseñado para que su cuidado sea fácil, ecológico y económico.

Desde el exterior, el museo puede observarse como una estructura sólida, monocromática y sin texturas, para hacer el menor gasto posible en las futuras remodelaciones; además, cuenta con muchas transparencias que aprovechan al máximo la luz solar.

El director de este nuevo proyecto de difusión de las ciencias para Sinaloa describió que el museo posee sistemas de seguridad contra incendios, entradas y salidas especiales para escolares de acuerdo a los estándares internacionales: «todo lo que no teníamos, ahora se tiene; con un protocolo de responsable de grupo».

Añadió que cuenta con más de 20 salidas de emergencia, alarma contra incendio, detectores de humo, señales con Braille, señales y elevadores para discapacitados, de manera que es un proyecto sumamente incluyente.

A la derecha el artista conceptual Nelo Akamatsu. Foto: Cortesía

Un espacio para los jóvenes

El museo está diseñado para todo el público; sin embargo, el encargado del desarrollo del proyecto ejecutivo curatorial-museográfico del CCS, Ricardo Rubiales, comentó durante el recorrido que se realizó un estudio para determinar las edades del mayor público potencial para este museo, y por ello el enfoque principal estará dirigido a jóvenes cuya edad ronde los 17 años, una población a la que se le ofrece pocos lugares de convivencia diversos, «faltaban espacios públicos incluyentes. El antiguo Centro de Ciencias era tan escolar, que recluía ciertas edades o no las permitía. Aquí puedes venir y pasártelo bien; además de que aprendes, te diviertes», comentó.

Pedagogías contemporáneas

Rubiales también explicó que la propuesta de interacción de las obras expuestas con el público están basadas en un nuevo modelo pedagógico contemporáneo: «la mediación va a romper un poco con la visita tradicional a un museo. Aquí se realizará de forma más interactiva, incitando la curiosidad y la incentiva de los visitantes a partir del goce de las exposiciones, mediante provocaciones al conocimiento», dijo.

De manera que el tema científica se abordará de forma más abierta con el público de todas las edades que visite el nuevo museo Materia, combinando la ciencia y el arte.

Maquinaria de impresión 3D en el Fab Lab. Foto: Cortesía

Infraestructura flexible a la renovación

Tanto León como Rubiales explicaron que la infraestructura del nuevo Centro de Ciencias es abierta y permitirá dinamismo en las exposiciones, de tal forma que podrán renovarse continuamente de cuatro a seis meses.

Las exhibiciones se estarán montando de manera creativa a lo largo del museo y en los espacios denominados igloos y cajas, ambos de color blanco y negro; donde a partir de un concepto, objeto, dinámica o complejo, se incitará a la curiosidad del espectador para acercarle a la ciencia, la tecnología y las humanidades de forma interdisciplinaria.


Tecnologías innovadoras

Caminamos entre algunas de las obras destacadas que lograrán estas provocaciones al conocimiento, por ejemplo, Bajo la luna, del escultor Miquel Navarro, destinado a que niños de 5 a 12 años inventen y reorganicen espacios en una miniciudad, acercándolos al urbanismo, el concepto de desertificación, la interfaz entre el campo y la ciudad, entre otras ideas.

La obra Tierra, realizada con la colaboración de instituciones internacionales como la NASA, es una esfera hecha con pantallas led que proyectará desde fenómenos climáticos, la temperatura o el tránsito aéreo, hasta visualizaciones de datos y temática social.


El simbólico meteorito. Foto: Cortesía


Imprimiendo el futuro es una exposición de más de 350 piezas donadas por el Museo de Londres realizadas a partir de impresoras de objetos en dimensiones (3D) que explora el potencial de las nuevas tecnologías, proponiendo un diálogo entre el participante, ingenieros, diseñadores, artistas, con tintes de ciencias como la economía, la medicina, tecnologías, biomecánica, entre otras, a través del contexto de un Fab Lab (Fabrication Laboratory, o en español, Laboratorio de Fabricación), un espacio donde a partir de maquinas e impresoras 3D, que utilizan materiales diversos para su funcionamiento, se obtienen piezas personalizadas y hasta en escala, con un sinfín de aplicaciones y posibilidades.

David Navarro, diseñador industrial a cargo del Fab Lab, dijo: «se abre como el primer Fab Lab público que tiene como intensión traer la innovación a Sinaloa. Los Fab Lab surgieron con el fin de resolver problemas sociales».

Otra de las exposiciones versátiles y con amplias posibilidades es el Cubo negro, un espacio donde se proyectarán imágenes 3D mediante tecnología 8 K (de resolución de 8000 pixeles), creando espacios inmersivos de contenido diverso: científicos, sociales, artísticos y tecnológicos.

Este espacio es único en el continente y está desarrollado por Ars Electronica, de Linz, Austria. La tecnología de proyección es impresionante, pues permite sumergir al espectador en mundos pasados y presentes, pero también profundos, como el microscópico o el macrocosmos del espacio exterior.

Artistas de renombre internacional

León y Rubiales dijeron que entre los primeros artistas invitados que engalanarán al museo Materia con sus obras al momento de la apertura están: Theo Jansen, Nelo Akamatsu y el mexicano Gilberto Garza. Theo Jansen es un ingeniero y científico de la Universidad Tecnológica de Delft, en los Países Bajos. Sus esculturas fusionan muy bien los conceptos artísticos y de ingeniería, sus creaciones permiten la reflexión de temas como la robótica y la aeronáutica. Theo ha ganado diversos premios internacionales y ha colaborado con la NASA.

Otro artista invitado es el japonés Nelo Akamatsu. Maestro en bellas artes por la Universidad de Música de Tokio, ha obtenido premios como el Taro Okamoto de arte contemporáneo y el Golden Prix de Ars Electronica. Nelo expone en Materia su obra Chijikinkutsu, una exposición sonora en cuya dinámica artística se utilizan fuerzas eléctricas y magnéticas para producir sonidos dulces que incitan a la contemplación.

Por su parte, el artista visual mexicano Gilberto esparza, quien ha expuesto sus obras en todo el mundo e investiga la tecnología como posibilidad para plantear preguntas y soluciones, expone su obra Parasitario, cuyas creaciones se concibieron mezclando el arte, la biología, la ingeniería y la robótica, generando una serie de prototipos de vida artificial que interactúan con el medio ambiente cercano y establecen una relación simbiótica entre el medio urbano y la naturaleza.

Un museo con agenda internacional

Para su director, Luis Arturo León, el museo Materia, con todas sus obras, es una propuesta innovadora que pretende llegar a todos los sinaloenses a través de la Secretaría de Educación Pública, haciendo llegar la invitación de visita a todos los niños de Sinaloa; además, dijo que algunas de las exposiciones pueden moverse a lugares lejanos de Culiacán, por ejemplo, las criaturas dinámicas de Theo Jansen, que recientemente se llevaron a visitar las playas de Mazatlán Sinaloa.

De acuerdo con Luis Arturo León, Materia tiene vinculación internacional, y es el único museo de toda Latinoamérica en el que todos sus contenidos responden a cumplir 17 de los objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), «el contenido está enfocado a responder muchos de los puntos de desarrollo sostenible. Fue un acuerdo que hicieron todos los museos a nivel internacional», dijo, y con ello prevé éxito en muchos ámbitos, para el nuevo museo.

Alianzas

Se han firmado convenios y alianzas con catorce instituciones internacionales para el intercambio de exhibiciones, programas y contenidos; además, tiene nueve líderes del campo museístico como colaboradores (CCS, 2020).

16 Museos e instituciones mundiales se han sumado a colaborar con el nuevo Centro de Ciencias sinaloense. Se prevé que se sumen más (CCS, 2020).

 

Por: MARÍA SÁNCHEZ

Tomado de: https://www.debate.com.mx/culiacan/Materia-el-museo-mas-moderno-de-Mexico-esta-en-Sinaloa-20200123-0138.html