conversemos_azul.png

La excelencia es premiada en el Reino Unido. ¿Por qué no en Iberoamérica? La gestión de colecciones patrimoniales. La excelencia en el trabajo del Registrador y de quienes se involucran con las colecciones.

collection.JPG

La labor del Registrador de museos o de instituciones que coleccionan patrimonios culturales o naturales, es parte indispensable y esencial de la gestión de colecciones. Hemos dicho que es parte fundamental y generatriz (el núcleo, the hub, al decir de la museística inglesa y estadounidense ) de la cadena constituida por otras instancias de la institución, relacionadas con la colección permanente (Dirección, Curaduría, Conservación, Documentación, Bibliotecas, etc.).

La naturaleza de las colecciones patrimoniales es la de ser una fuente de conocimiento, compartible y accesible. La excelencia no es algo ceñido o exclusivo de un país o cultura en particular; es, más bien, el logro de la más alta exigencia, creatividad, originalidad, calidad y utilidad en lo que se hace y conoce.

Hay iniciativas que vale comentar, aun surgidas en otras latitudes, y vale pensar su aplicación y adecuación a nuestras realidades iberoamericanas, con el consiguiente estímulo y mejora profesional y personal, y los grandes beneficios sociales y de participación implícitos.

Es así como Collections Link The Collections Trust’s Intelligence Hub, institución profesional enfocada en la gestión de colecciones, y activa en el Reino Unido, establece el Collections Trust Collections Management Award (Galardón Collecctions Trust a la Gestión de Colecciones). Esta premiación, que reconoce la excelencia, está dirigida a profesionales e instituciones del Reino Unido, y contempla rubros como el Collections Practice Award (Galardón a la Práctica de las Colecciones), para proyectos que demuestren la aplicación de innovaciones prácticas para mejorar la sustentabilidad y uso de las colecciones de arte y de instituciones culturales. El Collections on a Budget (Colecciones Ceñidas a un Presupuesto), es para proyectos que demuestren mejoras en la gestión de sus colecciones y cuyos recursos presupuestarios sean limitados.

Ambos galardones buscan y reconocen las iniciativas y exigencias que puedan dar forma al trabajo futuro de organizaciones de su tipo, comprometidas en su aprendizaje, y aceptando propuestas individuales o colaborativas. Los roles de quienes se involucran en la gestión de colecciones –y los Registradores tienen papel preponderante y nuclear en ello- tienen dentro de sus potenciales un gran terreno para abonar y desarrollar, con acciones y reflexiones creativas y actualizadas. La premiación es en junio próximo.

No hay duda de que son altamente estimulantes estos reconocimientos, y de su utilidad social y elevación de estándares de calidad y participación que implican. Toda iniciativa en este sentido, puede y debe ser considerada y ejercida en nuestras realidades iberoamericanas. Las instituciones, gubernamentales, ONG’s o privadas vinculadas con la gestión museística y de colecciones patrimoniales tienen mucho que decir y hacer.

Quienes se vinculan activamente como profesionales expertos y docentes en países de Iberoamérica con el rol activo, esencial y nuclear del Registrador pensante, estudioso, creativo, gerente, actualizado y repotenciado, están haciendo una labor enmarcada en esa excelencia y utilidad social. Un estímulo así viene bien para los expertos Registradores como para los noveles con similares actitudes positivas, y para las instancias que se relacionan con las colecciones dentro de las instituciones que las coleccionan.