“Notas claves en el CIDOC 2012: Alimentando el museo de mañana”

Nick Poole, Presidente del Collection Trust, organización inglesa dedicada al estudio y enlace de colecciones de museos, reflexiona sobre el papel flexible, ágil y de capacidad de respuesta que deben tener museos e instituciones patrimoniales, al incorporar nuevas tecnologías y formas de trabajar con públicos. Poole plantea que la autoridad, el origen, la información y la narrativa del museo son elementos clave en la puesta en valor de las colecciones en la web.

 

Dice Poole: “Si queremos conectarnos con los usuarios modernos, debemos asegurarnos de que la información que creamos, y los sistemas que utilizamos, puedan ser redirigidos dinámicamente a través de esas plataformas y contextos de tecnología”. Esto enfrenta tres desafíos, con tres términos clave: Relevancia, Agencia y Flujo.

 

Esta problemática atañe a todos los museos y sus profesionales, a nivel mundial. El autor aborda el tema y su importancia en el ámbito de la información que discurre en la web, y las ventajas de su utilización actualizada. Estas reflexiones las hizo ante la comunidad del CIDOC (Comité Internacional para la Documentación del ICOM). A continuación extractos de su texto.

“Todo lo que hacemos se asienta en el corazón del museo; somos su sala de máquinas, dándole impulso y alimentando su labor. Sin el trabajo que hacemos las colecciones no tendrían vida, carecerían de significado y conexión. Con nuestro trabajo llevamos vida a la colección, haciéndola significativa y mundialmente útil para millones de adultos y niños, tanto en el mundo real como en el creciente mundo virtual.

Hay un hilo dorado que conecta evolutivamente a los tempranos días de la documentación y la catalogación de colecciones con el excitante futuro que tenemos frente a nosotros. La información que fue archivada en los pasados años 1970, o incluso antes, ahora nos está siendo presentada como archivos de datos abiertos, corriendo sobre nuevas aplicaciones, nuevos modelos de negocios y nuevas formas de compromiso con ella. Lo que representa el CIDOC es el espíritu de continuidad, y el legado de esa evolución en marcha. Esto se manifiesta en su Modelo Conceptual de Referencia y en sus Principios de Documentación. Nuestro rol no está constreñido a los museos, sino que se adapta y confiadamente colabora haciendo frente a los desafíos de cada nueva generación.

Yo diría que esos desafíos son deliberadamente no-técnicos: no refieren a la data interconectada, o a la asignación de esquemas de interactividad. Más bien refieren al impacto social y cultural que podemos lograr si utilizamos las herramientas a nuestra disposición para conocer las necesidades reales de nuestras instituciones museísticas. El primero, y tal vez el más grande desafío que confrontan los museos del mundo, es el de la RELEVANCIA. La cuestión fundamental es cómo preservar lo que es esencial y único en el patrimonio cultural –la administración, preservación, educación, interpretación y exposición-, a la vez que ser presentado de una manera que conecte intuitivamente y sin trabas con el modo en el que la gente vive hoy. Tenemos que crear un producto que la gente quiera, que se integre en su día a día, que tenga sentido como parte de sus historias.

Por un lado, en un tiempo marcado por grandes cambios sociales y económicos –buenos y malos- es más vital que nunca que las naciones mantengan una continuidad de identidad, que tengan un sentido tanto de su unicidad como de su conexión con el resto del mundoEsto es lo que el patrimonio cultural hace para las sociedades –da un sentido de identidad, de continuidad y de conectividad. Es de una gran tristeza que muchos gobiernos, preocupados como están con sus agendas a corto plazo, hayan perdido de vista este hecho. Un amigo mío dijo recientemente: “¿Por qué es que juzgamos el valor de algo que tiene 6.000 años de antigüedad por el número de personas que vinieron a verlo el año pasado?”

Pero la vida hoy es diferente de cómo era hace dos décadas. No sólo en términos de tecnología, sino en términos del modo en que vivimos e interactuamos con nuestras familias, amigos y la sociedad que nos rodea. Los desafíos que encaramos –inestabilidad ambiental, conflictos, economía- no son desafíos que resolveremos individualmente. Nuestra prosperidad futura depende de la acción y la responsabilidad colectivas. Para que nuestros museos, galerías, bibliotecas y archivos tengan RELEVANCIA para el mundo, tenemos que ser parte de la solución. Tenemos que ayudar a la gente a entender sus responsabilidades colectivas e individuales, para ver que las respuestas a algunos de las más urgentes preguntas de la humanidad radican en el mejor entendimiento de nuestro pasado común. Tenemos que dar a cada escolar, a cada ciudadano, las herramientas con las cuales equiparse a sí mismos con alfabetización cultural (literacia), de modo que puedan beneficiarse de lo que tienen ante ellos.

No tenemos que convertirnos en diseñadores de juegos de computadora, pero debemos utilizar las prácticas y métodos más actuales para acercar nuestro propósito esencial al corazón de la vida diaria de la gente. Tenemos que estar presentes, disponibles y confiados profesionalmente, de modo que la gente pueda interactuar con nuestro conocimiento. Y de manera creciente, esa interacción ocurrirá lejos de nosotros, fuera de nuestro control y fuera del contexto de la experiencia cultural, y se producirá más bien en los servicios y posibilidades que se disponen en la data desde múltiples fuentes.

El tremendo poder de internet, su origen y autoridad de conocimiento será la clave para la puesta en valor de la palabra “museo” en el mundo web, especialmente en la web social. Esto significa proveer bienes de información y conocimiento que puedan ser redirigidos, compartidos y distribuidos. Actualmente, las licencias abiertas son una buena opción; en el futuro, eso hará la diferencia entre RELEVANCIA o IRRELEVANCIA. Y si el primer desafío que tenemos es la RELEVANCIA, el segundo es la AGENCIA. Este es un concepto difícil, así que tomaré unos minutos para definirlo. Un reciente estudio arrojó que a partir de cierto nivel, el dinero no es la más importante motivación del diario vivir de la gente. Cuando la gente devenga un salario o ingresos razonables, la más importante motivación es la auto-determinación, la habilidad para definir y controlar lo que sucede alrededor de uno y su vida laboral.

Las generaciones de hoy y de mañana han crecido y crecerán en un mundo diseñado alrededor de ellos, ya sea un mundo social, móvil, de juegos o de difusión de información. Hay una expectativa básica de que los servicios con los que interactúa la gente le aportarán más poder para hacer lo que en realidad quiere hacer. Esto es AGENCIA -la expectativa fundamental de que el mundo responderá, y se adecuará a sí mismo, alrededor de sus acciones. AGENCIA es el factor real subyacente en los medios sociales. El paradigma de las plataformas tecnológicas actuales se basa en que éstas permiten a la gente ejercitar su autoexpresión.

Para los consumidores de mañana, cualquier aspecto de la vida que constriña el sentido de AGENCIA es rechazado, y será puesto a un lado o ignorado. [En el caso de Inglaterra, y por extensión, de muchos países], el modelo victoriano estaba explícitamente diseñado para evitar la agencia. Para mucha gente, esta experiencia des-empoderadora permanece en el cuadro mental de lo que cree que es un “museo”. Y por muchos años, nuestros estándares, políticas y procederes se han desarrollado similarmente, para evitar la agencia. Hoy día nosotros, los curadores, custodios y expertos en nuestras colecciones, registramos las informaciones de modo que estén disponibles para su consumo. Asi que, el más grande desafío, en  términos de prácticas de documentación, gestión y control de colecciones, es migrar desde el modelo unidireccional y autoritario, a uno que acepte no solo la multiplicidad de miradas y voces, sino también los contextos en los que éstas surgen.

Tenemos que dejar que la gente hable, y no solamente escucharla. No debemos repetir lo que hemos hecho en el pasado y hablar un lenguaje de “compromiso”, mientras que al mismo tiempo marginamos las voces de los usuarios. He visto demasiados proyectos en los cuales el conocimiento y voz del usuario es puesto a un lado, a favor del autoritarismo del museo. Este es un desafío precisamente porque se ubica en el balance: la base de lo que hacemos reposa en la autoridad y en lo académico, y esto debe ser protegido y celebrado. Pero al lado de esa voz autorizada del museo tenemos que dar lugar a la voz del usuario, del amateur, y también la del experto externo. Así que, el desafío para nuestra comunidad museística es el de evolucionar una y otra vez, edificar sobre una plataforma de estándares profesionales y procederes, pero aprender a la vez a ser flexibles y adaptables, y manejar el contexto, tanto como nuestra autoridad.

Recientemente di una mirada a los postulados de una comisión que trabajó con 30 museos nacionales [ingleses], y escribí una presentación para su informe. Pero el lenguaje que utilizamos para establecer nuestras metas  y definir nuestra misión no fue el lenguaje de la agencia. Se podían encontrar palabras como “nuestras colecciones”, “protección y preservación”, y “hacer accesible”. Los postulados de esta misión hablaban de una institución que le aporta a la gente algo raro y privilegiado, pero no una que trabaja con la gente para explorar la cultura histórica y contemporánea. Puesto de manera simple, si inhibimos la AGENCIA, nos haremos irrelevantes a nosotros mismosSi nuestros sistemas y procederes, nuestra documentación y nuestra meta-descripción no pueden sostener nuestra manera de trabajar, mientras ofrecemos a nuestros visitantes un sentido de agencia, habremos fallado. Si por otro lado demostramos sostenemos la AGENCIA, tendremos un nuevo rol en el corazón de nuestros museos físicos y digitales.

Desde hace 6 meses, el Collections Trust está trabajando con organizaciones –incluyendo Google, WikipediaCreative Commons y el grupo Open Rights [Derechos Abiertos]- para desarrollar la idea de un Proyecto Abierto de Digitalización (Open Digitisation Project). Nuestra idea es crear una alternativa a la digitalización a través de la asociación público-privada, que haga uso del lenguaje y prácticas propias de la web, y dé apertura hacia la creación de colecciones digitales que sean sustentables y reutilizables.

Nuestra visión del Proyecto Abierto de Digitalización es usar la AGENCIA y la participación masiva para ayudar a las instituciones culturales a digitalizar sus coleccionesQueremos usar los principios de contratación y compromiso para crear un acercamiento “wiki” al museo, pero un museo que haya asumido la participación masiva y la colaboración en el corazón de sus prácticas con sus colecciones. Queremos hacer del museo un lugar en el que la gente no solo experimente cultura, sino que la creen. Un lugar en el cual la gente explore la AGENCIA, y construya su alfabetización digital, creativa, cultural y social.

Así que esos son mis primeros dos desafíos: RELEVANCIA y AGENCIA. Juntos, definirán cómo nuestros hijos piensen acerca de los museos. Colectivamente, tenemos que decidir cómo la documentación se adaptará para sustentar esos dos desafíos. Mi tercer desafío es más simple: cómo nos adaptaremos para sustentar el rango de entradas y salidas, siempre en expansión, que el museo espera ofrecer. Considere por un momento a su propio museo, como si en los últimos 5 años ud. hubiera comenzado a coleccionar no solo artefactos, sino grabaciones, libros, conocimiento, material digital original, y un rango de formatos actuales que tipifican las modernas comunicaciones. Su rol habrá cambiado para con el control de sus colecciones, la conservación de los formatos físicos y digitales, la legislación, los especialistas en protección de data, y un millón de otras funciones. Ud. esperará adaptarse para acomodar y controlar un amplio rango de formatos, cada uno con sus propios requerimientos de conservación y cuidados. Similarmente, ud. deberá formular políticas para la adquisición y disposición de estos bienes, su aseguramiento y préstamos. Adicionalmente puede haberse preguntado sobre el modo de manejar esto con efectividad, o sobre el modo de reducir los costos de su organización, o sobre el control ambiental.

Igualmente, tendrá que lidiar con múltiples puntos de interacción, sean galerías, o a través de catálogos o visitando exposiciones en físico u on-line. Ello continuará expandiéndose para incluir apps [aplicaciones tecnológicas inteligentes], plataformas sociales, computación en nube, salidas a telefonía móvil, o incorporándose a portales web de patrimonio como Europeana. La mayoría de los museos en Europa ha adoptado sin problemas el rol de publicadores y difusores digitales, sin mayor incidencia en sus presupuestos o equipos de trabajo. Ud. ha adquirido esas destrezas en su trabajo, a través de proyectos, contactos con sus pares, y en eventos profesionales. El hecho de que muchos museos han abrazado a la web social con confianza es un testimonio de su adaptabilidad.

La enorme escala y complejidad de lo que significa manejar una colección se ha incrementado exponencialmente, y nuestras sistematizaciones deben adaptarse para sustentar su desarrollo. La mayoría de los socios de SPECTRUM –empresa líder en proveer mundialmente el software Collecction Management- está en proceso de evolución modular, esto es, la data dentro de sistemas extensibles que comparten mucho en común con los sistemas de control de contenido en la web, sus activos de sistemas de control, e incluso de su arquitectura y diseño inteligentes.

El control inteligente de las colecciones es lo que subyace en el corazón evolutivo de SPECTRUM, y mira hacia una estructura de FLUJO de trabajo. El propósito de esto es la interoperatividad entre los procesos, y proveer un mecanismo por medio del cual el museo puede adaptarse, con incorporación de nuevos flujos de trabajo en sus prácticas. Estamos en una era de cada vez menor existencia de sistemas de un solo propósito, y más en una era de integración de plataformas cruzadas –o flujos de trabajo que combinan creación de contenidos, control del conocimiento, producción, publicación y uso.

La clave del éxito futuro de nuestra profesión yace en el FLUJO, en la habilidad para el conocimiento, la creatividad y la evidencia de ese flujo a través de la totalidad de la organización, para informar del futuro desenvolvimiento y de la capacitación para adaptarse sin problemas a las necesidades cambiantes de nuestras audiencias. La conservación, documentación, la imagen institucional, las finanzas, educación, dirección, en fin, el éxito de todo ello, depende de su efectivo FLUJO DE CONOCIMIENTOEl mejor conocimiento e información fluye a través de nuestras organizaciones, de lo muy eficientes que seamos, y del mejor servicio RELEVANTE que podamos dar a nuestros usuarios.

Esos, entonces, son mis 3 desafíos para la comunidad del CIDOC, pensando en el modo con el que podamos dar poder al museo de mañana.

  1. ¿Cómo nos aseguramos de que nuestros sistemas, procederes y estándares ayudarán a nuestras instituciones a prestar servicio RELEVANTE a las actuales y futuras audiencias?
  2. ¿Cómo nos aseguramos de dar a nuestras instituciones la flexibilidad y adaptabilidad que necesitan para dar a sus usuarios un sentido de AGENCIA?
  3. ¿Cómo nos movemos desde las monolíticas prácticas de sistematización hacia aquellas que explícitamente promueven el FLUJO de conocimiento entre las diferentes partes de nuestras instituciones?

RELEVANCIA, AGENCIA, FLUJO. En los próximos tiempos escucharemos sobre innovaciones tecnológicas y sobre programaciones computacionales dirigidas hacia alguno de estos desafíos. Espero escuchar más acerca del trabajo que está siendo hecho. Les dejo con este pensamiento final: Desde los tempranos días del CIDOC, hemos trabajado juntos para adaptarnos a las cambiantes necesidades de nuestras instituciones. Somos desafiados una vez más para dar a los museos lo que el futuro aspira, y en los procesos para poner a la documentación y el control del conocimiento y de la información en el corazón mismo de lo que los museos hacen. Esto es una oportunidad tremendamente excitante, y me veo trabajando con uds. para ayudar a lograrlo.”

 ____________________________________

La museística latinoamericana puede, en sus ya avanzados procesos evolutivos, sintonizarse con reflexiones como las citadas, y hacer suyos también estos términos y actitudes clave. Los beneficiados somos todos, profesionales del museo, y sus usuarios. Y nuestras sociedades.