x

¡Ya está disponible la programación Talleres ILAM virtuales 2019! Conoce la programacion aquí

mask1.jpg

El grupo estaba integrado por 22 objetos de oro y cerámica. La mayoría son de la zona de Palmira. Otros eran Calima. Tayrona, Zenú y San Agustín. Tras reclamo del Gobierno colombiano, las autoridades francesas decomisaron los ornamentos, que regresarán al país.

mask1.jpgEl grupo estaba integrado por 22 objetos de oro y cerámica. La mayoría son de la zona de Palmira. Otros eran Calima. Tayrona, Zenú y San Agustín. Tras reclamo del Gobierno colombiano, las autoridades francesas decomisaron los ornamentos, que regresarán al país.

Un conjunto de piezas precolombinas, la mayoría de ellas de la Cultura Malagana, que iban a ser subastadas en París, fueron recuperadas por el Gobierno Nacional.

Las joyas arqueológicas, pertenecientes al patrimonio histórico y cultural del Valle del Cauca, fueron sacadas clandestinamente del país y se encontraban siendo ofertadas junto con otras de las familias Calima, Tayrona, Zenú y San Agustín.

El Pais conoció que los 22 objetos fueron vistos por un ciudadano colombiano que denunció el caso ante las autoridades.

Asimismo, a través de un rastreo por internet a las ofertas de las casas de subastas del mundo se comprobó que estas joyas precolombinas iban a ser vendidas el pasado miércoles, por la Casa Christie’s de París.

El caso prendió las alarmas en el Ministerio de Cultura y en el Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Icanh, que iniciaron las gestiones para detener la venta y recuperar este hallazgo, que será regresado a Colombia en los próximos meses.

Víctor González, coordinador de Arqueología y Patrimonio del Icanh, dijo que en la página web de Christie’s se subastaba un conjunto de piezas arqueológicas en oro y cerámica de varias regiones del país, la mayoría de ellas del Valle del Cauca.

“Las fotografías de las piezas y la descripción del texto con que las presentó la casa de subastas muestran que éstas tienen las dimensiones, los colores y los detalles característicos de varias culturas colombianas”, precisó el arqueólogo.

El funcionario recordó que las piezas de Malagana se caracterizan por detalles en las descripciones de las figuras, manejo de espirales y ojos vacíos o cóncavos en las figuras de oro.

En este caso, según el experto, se trata especialmente de piezas en oro martillado, excepto una vasija en cerámica con características de la cultura Tayrona.

Entre tanto, sin que aún se conozca la procedencia de los ornamentos ofrecidos y la forma como llegaron hasta Francia, las autoridades presumen que podrían ser el resultado de un saqueo arqueológico al patrimonio de las comunidades vallecaucanas milenarias.

Para González, algunas de las piezas muestran características particulares de las Malagana.

El número

7.000 euros es el precio, en el catálogo de la casa Christie’s, de un pectoral de 25 centímetros, fabricado por la Cultura Calima.

Por esta razón, “existe la posibilidad de que algunas hayan sido extraídas de un punto de la Cultura Malagana o de uno muy similar”.

Advirtió, además, que “de ser así, se puede pensar que se trata de un saqueo reciente, pues en los museos y colecciones colombianas las piezas con las características de decoración, estilo y proporciones de Malagana sólo se conocen desde 1992”.

Asimismo, de los 22 ornamentos, la mitad podrían calificar como pertenecientes a la región arqueológica del Valle del Cauca, aunque todos ellos poseen características muy comunes al conjunto de piezas Malagana.

El caso se reportó ante el Convenio Contra el Tráfico Ilícito de Bienes Culturales, que coordina el Ministerio de Cultura, que inició las gestiones pertinentes.

María Isabel Gómez, de la Dirección de Patrimonio de ese Ministerio, aseguró que una vez se conoció el hecho, ofició a las autoridades de Colombia y Francia sobre la posible venta de las piezas.

La funcionaria indicó que igualmente se instauró la denuncia sobre la exportación ilegal de las piezas ante la Fiscalía.

A salvo. Las gestiones del Gobierno Nacional para recuperar este tesoro arqueológico terminaron con el decomiso de éstas por parte de la Policía de Francia.

El Ministerio de Relaciones Exteriores aseguró que el operativo se derivó de una advertencia de la Embajada de Colombia en París sobre la naturaleza de patrimonio cultural del conjunto.

El embajador en Francia, Miguel Gómez, pidió a la Oficina Central de Lucha contra el Tráfico de Bienes Culturales de Francia que impidiera la subasta.

Entre los objetos intervenidos se encuentran una urna en cerámica y 21 en oro, entre collares, narigueras, estatuillas y pendientes, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Una gestión similar realizada en abril pasado también permitió que las autoridades francesas decomisaran 68 piezas arqueológicas que iban a ser subastadas en París.

Importancia. El sitio de Malagana es el primero donde se identificó un conjunto de características de estilo de orfebrería y de cerámica que son únicas.

Esta zona igualmente tiene sus particularidades en cuanto a las construcciones alrededor de una aldea, que no se repiten en otras regiones del país, al tiempo que ostenta una gran riqueza de ajuares funerarios en tumbas de lo que pareciera ser una élite en esta cultura que data de hace más de 1.500 años.

A nivel del Valle del Cauca se tienen piezas arqueológicas que se identifican con el hombre de Guabas y la Cultura Malagana, que tuvieron asentamiento en Palmira, El Cerrito, Guacarí y Argelia.

Según la arqueóloga de Inciva, Sonia Blanco, las tumbas halladas en predios del corregimiento de Palmaseca, en Palmira, hacen suponer que hubo algunas prácticas de canibalismo en Malagana.

Los últimos descubrimientos apuntan a que los huesos humanos eran tallados para fabricar utensilios destinados a desangrar otros cuerpos y que la masa gris al parecer se consumía como parte de un ritual.

La importancia de Malagana también impulsó a la creación de un museo arqueológico interactivo en Palmira, el cual demandará una inversión integral superior a los mil millones de pesos.

El museo, que empezaría a funcionar el próximo año, tiene 150 piezas arqueológicas recolectadas. Con nuevas donaciones que se recibirán se aspira duplicar esta cantidad.

En sus propias palabras

“Necesitamos que la gente se apersone de la riqueza que se tendrá en Palmira con el Museo Llanogrande. Ojalá esta situación sirva para convocar a la comunidad y evitar que se lleven el patrimonio arqueológico de Colombia a otros países.”. María Cecilia Solarte, directora del proyecto Museo Arqueológico de Palmira.

“Es magnífico que se puedan recuperar esas piezas arqueológicas para el país y la región, pues son el patrimonio de nuestros antepasados. En Candelaria estamos dando los primeros pasos para tener un pequeño museo, para recoger la riqueza de la zona”. Nancy Jiménez, secretaria de Educación de Candelaria.

Antecedentes

- En Colombia existe legislación sobre la exportación de algunos bienes de interés cultural desde la Ley 47 de 1920.

- El Museo del Oro del Banco de la República se creó en 1933 para resguardar la salida de este tipo de piezas.

- Desde 1963 está reglamentada la Ley sobre Monumentos Nacionales en el país.

- El convenio internacional para proteger los bienes culturales está vigente desde 1970.

- La firma por Colombia para prevenir la exportación del patrimonio cultural se realizó en 1986.

- El más grande saqueo arqueológico del país se dio en 1992, en la zona de los corregimientos Los Bolos, en Palmira.

El dato clave

Algunas de las piezas que estaban en subasta parecen ser de la Sierra Nevada de Santa Marta y del Sinú. Otras son de las culturas Calima y Malagana.

Redacción de El Pais, Palmira.

Tomado de: http://historico.elpais.com.co