Objetos Robados / Recuperados

 mapa viejo.jpg

Hablar del patrimonio latinoamericano, muchas veces nos remite al tema del tráfico ilícito.

Actualmente, los robos en iglesias y museos, así como la destrucción y saqueo de los yacimientos arqueológicos y paleontológicos, y el trasiego con colecciones públicas y privadas, causan grandes pérdidas que atentan en contra de los derechos culturales de las colectividades.

UC-solo.JPG

El sistema está orientado a satisfacer necesidades en cuanto al registro de las colecciones de museos, galerías, coleccionistas privados y corporativos, en iglesias y recintos religiosos, sitios arqueológicos, producción artística, entre otros.

Firma.JPG

La Fundación ILAM y la Fundación Cultural Heritage de Holanda (CHF), desde el 2012 desarrollaron conjuntamente el Sistema de Gestión de Colecciones que llamaron 'UniqueCollection' (UC), a través del cual se busca la salvaguarda, el registro y la documentación de las colecciones patrimoniales de América Latina y el Caribe.

Subcategorías

Nuestro Patrimonio en Peligro
 
Los bienes del patrimonio cultural y/o natural son un "bien común" de uso social.
No tenemos "propiedad" sobre él, pero si tenemos derecho a su uso  y
disfrute, porque éste es de todos.  Por lo tanto, estamos obligados
a su preservación y transmisión para las generaciones futuras.
 

Hablar del patrimonio latinoamericano, muchas veces nos remite al tema del tráfico ilícito.

 

Actualmente, los robos en iglesias y museos, así como la destrucción y saqueo de los yacimientos arqueológicos y paleontológicos, y el trasiego con colecciones públicas y privadas, causan grandes pérdidas que atentan en contra de los derechos culturales de las colectividades.

El valor asignado a los objetos culturales hacen que éstos se constituyan en víctimas de redes criminales que operan internacionalmente y se constituye en una grave amenaza.

Actualmente no se conoce a cuánto asciende el valor del comercio ilícito mundial de bienes culturales y la mayoría de expertos no se atreven a calcularlo, pero lo que sí se sabe es que la mayoría de los bienes robados o ilegalmente exportados no vuelven a sus países de origen, debido a la existencia de un mercado negro muy bien estructurado.

Los bienes culturales robados cruzan fronteras y cambian de manos de un marchante de arte a otro, en una cadena tan intrincada que es muy difícil seguirles la pista.  Mientras en los lugares de origen el comercio es ilegal, en los mercados de arte de los países de destino (Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Suiza y Países Bajos, entre otros), la venta de antigüedades es legal y abierta, con una documentación mínima.

La preocupación ante el peligro constante al que se ven expuestos estos bienes, y la magnitud del problema, ha propiciado la creación de nuevas legislaciones, instancias que trabajan internacionalmente en forma coordinada, policías especializadas capacitadas para atender este tipo de crimen, entre otros.  

xxxxx

Sin embargo, aún queda mucho camino que recorrer, sobre todo en el campo de la prevención.

A pesar de los esfuerzos que se han realizado, el tráfico ilícito lejos de disminuir, se ha ido incrementando a través de los años, pues se trata de una situación de gran complejidad que requiere de un abordaje integral de amplia participación, cuyas condiciones aún están por darse.Se han dado pasos enormes a nivel político y conceptual, sin embargo, ni las leyes internacionales, ni los mecanismos creados, son suficientes para combatir este azote. 

En la práctica, mucho de nuestro patrimonio aún se encuentra desprotegido, debido a que no está identificado, por lo tanto, se debe poner en ejecución un plan de prevención a través de la implementación de sistemas de administración de colecciones, los cuales parten del registro y la documentación de los objetos.

Dentro de lo anterior, es importante asumir que todos y cada uno de nosotros somos responsables por nuestro patrimonio, ya que su salvaguarda y hacer cumplir la legislación existente no es responsabilidad exclusiva de las Direcciones de Patrimonio, de las instituciones con patrimonio a su cargo y de los gobiernos locales.  La sociedad civil debe ser parte de ello, conocer las políticas y medidas existentes para combatir el expolio del patrimonio, y en particular cuáles son sus deberes y derechos como ciudadano con respecto a este tema.

En ILAM creemos en la difusión como la manera de que la gente se re-encuentre y se identifique con su patrimonio, como paso primero e imprescindible, para que el patrimonio le importe y le lleve del vandalismo a la conservación; de la indiferencia y el silencio cómplice a la denuncia y la acción. 

 

 

 

En "Objetos Robados / Recuperados" difundimos noticias con información e imágenes que nos llegan sobre bienes culturales / naturales que han sido víctimas del robo y del tráfico ilícito, con el propósito de llamar la atención sobre estos hechos delictivos y apoyar en su difusión para su posible recuperación.