x

¡Ya está disponible la programación Talleres ILAM virtuales 2019! Conoce la programacion aquí

Pero lo que buscamos está 27 metros bajo tierra, donde se encuentra el cenote "Las Calaveras", donde se descubrió el que podría ser uno de los mayores cementerios sumergidos, del mundo antiguo maya.

Comenzamos el descenso al cenote "Las Calaveras". La caverna tiene unos 30 metros de diámetro, los restos prehispánicos se encuentran a 15 metros de profundidad.

Bajo el agua, observamos el depósito funerario mejor conservado y de mayor concentración. 130 osamentas registradas hasta ahora, que tendrían una antigüedad de más de mil 800 años.

"Todavía caben muchas preguntas: si las razones por las que están ahí esos restos, ¿corresponden a una guerra, a una ceremonia, a un proceso de muchos siglos de estarlo utilizando como un osario?", se pregunta Adriana Velázquez Morlet, del  Instituto Nacional de Antropología e Historia, INAH.

Tener la posibilidad de observar un contexto arqueológico sumergido es un privilegio. Tan sólo de imaginar que en estas cavernas y cuevas inundadas, los antiguos mayas buscaban la "Suhuy ha" o el espíritu de la vida, el agua primigenia donde hacían los rituales.

"Algunos seguramente los envolvían en alguna manta en algún petate o algún elemento así, quizá también acompañados de algo pesado para que se hundieran y por eso en el caso del cenote 'Las Calaveras', como ha visto la arqueóloga Rojas, ha identificado que los restos están en conexión anatómica", añade Adriana Velázquez Morlet.

El contexto arqueológico ya fue intervenido. Los restos de 22 individuos fueron removidos del sitio para su análisis, algunos cráneos presentan una deformación característica en los antiguos mayas. Observamos piezas de cerámica. Uno de los hallazgos más interesantes fue la presencia de dos cráneos que fueron modificados para convertirlos en objetos rituales, posiblemente como máscaras-cráneo.

Pero los cenotes además de ser una ventana al estudio antropológico de nuestro pasado, son el mayor recurso natural de agua dulce de la Península de Yucatán.

Lo paradójico es que no existe ninguna ley federal que proteja los cenotes y ríos subterráneos y resulta increíble que el gobierno de México no haya promovido una declaratoria de Patrimonio Natural de la humanidad ante la UNESCO.

"Hace nueve años comenzamos pues a dar el grito desesperado para pedir ayuda, para proteger estos lugares y bueno no hemos sido escuchados. La UNESCO no nos escuchó, el gobierno federal en otras administraciones no nos escuchó", denuncia Luis Leal, instructor de buceo en cuevas.

Por su parte, el director de fotografía submarina Manuel Lazcano dice:

"No existe ningún escenario ni cerca en el mundo, como son los cenotes, definitivamente este es un patrimonio de la humanidad".

En Yucatán la contaminación de cenotes por desechos agropecuarios es cada vez más persistente. En Quintana Roo, sólo en el corredor Akumal-Tulum, dos de cada 10 cenotes están contaminados por materia fecal humana.

Al respecto, Laura Hernández, del Centro de Investigación Científica de Yucatán, A.C., aclara: "Son coliformes, son bacterias coliformes, son producto básicamente de actividades humanas y animales".

Aunque existe un estudio técnico-científico para establecer la primera reserva hidrogeológica de Quintana Roo no existe voluntad política para promover el decreto.

"De 2008 a la fecha, añade Laura Hernández, no hemos obtenido el decreto, no ha habido esa sensibilidad por parte del gobierno de proteger esta zona".

Tarde o temprano la contaminación de cenotes y ríos subterráneos llegará al mar, donde podría impactar el Sistema Arrecifal Mesoamericano.

Estamos en casa cenote, que pertenece al sistema de ríos subterráneos de Sac Aktun, el segundo más grande del mundo. Hacemos una inmersión entre los manglares que rodean este cuerpo de agua, hay que cruzar una cueva inundada para finalmente salir a donde todo comenzó.

Nuestros compañeros Benito Sánchez y Gaspar Rabadan registran este increíble momento. Este buceo inició en un cenote y terminó en el mar porque en la naturaleza todo está conectado.

Tomado de: http://noticieros.televisa.com/mexico/1502/cenotes-arqueologicos-parte-nuestro-pasado/