chip-rosa.jpg

Hace aproximadamente un mes científicos de Brasil, Colombia y Bolivia comenzaron a ejecutar un nuevo plan para salvar a los delfines rosados del Amazonas. Llevaban meses planeando la estrategia. Después de realizar censos, educar y entrenar a líderes locales, diseñar programas educativos y estudiar la biología de estos animales, ahora quieren conocer con más detalle los patrones migratorios por los ríos del continente.

Entre su equipaje esta vez llevaban pequeños transmisores, conectados a un sistema de monitoreo satelital. En pequeñas embarcaciones con el apoyo de pescadores e indígenas salieron en busca de diez delfines de las especies Innia geoffrensis e Inia boliviensis para instalar los diminutos aparatos electrónicos en sus aletas.

Luego de superar obstáculos y las dificultades propias de esa tarea, finalmente lograron cumplir con la misión. “El rastreo satelital nos ayudará, más que nunca, a comprender mejor la vida de esta emblemática especie amazónica, ayudando a transformar nuestro enfoque para proteger a los delfines y a todo el ecosistema ", señala Marcelo Oliveira, especialista en Conservación de WWF, quien dirigió la expedición en Brasil, y agrega que "etiquetar a estos delfines es el comienzo de una nueva era para nuestro trabajo, porque finalmente podremos mapear a dónde van cuando los perdemos de vista".

La Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que cataloga el estado de conservación de diversos animales, ha señalado que los delfines amazónicos están en la categoría de “especie con datos insuficientes”. Como lo señaló en un comunicado de prensa la organización WWF, el seguimiento satelital permitirá estudiar a dónde van los delfines, dónde se alimentan y qué tan lejos migran.

Esta información es vital teniendo en cuenta que una de las principales amenazas que se ciernen sobre los ríos del Amazonas es la construcción de represas que fragmentan su conexión y, por lo tanto, el movimiento de especies. Un estudio publicado en la revista Nature en 2017 contabilizó 140 represas que ya están en funcionamiento en la Cuenca y 428 represas en los planes de distintas empresas y gobiernos.

"Los que vivimos en la Amazonía sabemos que nuestro ambiente enfrenta amenazas crecientes y sin precedentes y que nuestro futuro está vinculado al futuro de los delfines", dice Fernando Trujillo de la Fundación Omacha, y quien dirigió junto a WWF la expedición en Colombia. "Este proyecto de registro es fundamental porque generará información que permitirá a los gobiernos de toda la región destinar recursos para proteger a los delfines y sus hábitats, de los cuales muchas otras especies y comunidades también dependen”.

¿Cómo es el proceso de marcaje?

El proceso sigue un protocolo riguroso que prioriza el bienestar de los animales. La captura se da con el uso de redes manipuladas por expertos. Una vez atrapados, los defines son llevados a la orilla para marcarlos en una operación que dura alrededor de 15 minutos en promedio, antes de ser devueltos al agua. Durante el marcaje ninguno de los delfines resultó lesionado durante la operación y ninguno mostró ningún efecto negativo después del lanzamiento.

 

Tomado de: https://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/chip-satelital-para-salvar-al-delfin-rosado-articulo-727391