copan-nuevo.jpg

Nuevos descubrimientos sitúan una vez más a la civilización maya y aCopán, en Honduras, en el panorama científico mundial.

El trabajo arduo de arqueólogos del Instituto Hondureño de Antropología e Historia y del Instituto de Arqueología de China de la Academia de Ciencias Sociales ha dado sus frutos al revelar que han descubierto tres nuevas recámaras funerarias en Copán, al occidente del país, donde se sitúa el Parque Arqueológico de Copán a inmediaciones de Copán Ruinas.

En las sepulturas encontraron osamentas, junto con sus ofrendas, así como una escultura única en una residencial de nobles relacionada con el fundador de la dinastía maya, K’inich Yax K’uk’ Mo’.

“Por el tipo de escultura se trata de personas estrechamente vinculadas con el rey K’inich Yax K’uk’ Mo’, porque no pudieron haber erigido o esculpido este tipo de escultura con temas tan importantes de la ideología maya”, dijo el arqueólogo hondureño Jorge Ramos, quien con varios investigadores efectuaron el hallazgo que ahonda más sobre la sociedad, desarrollo y evolución de los mayas.

Este descubrimiento es muy importante porque muestra la relevancia de este grupo noble y su relación estrecha con la familia del rey, cuya dinastía gobernó Copán entre los siglos V y IX, según los arqueólogos.

Ramos indicó que los vestigios más tempranos que tienen datan de 500 años después de Cristo y la ocupación es continua hasta alrededor de 820 después de Cristo, fecha en que colapsa la estructura sociopolítica de Copán.

Investigaciones

“Las recámaras funerarias ya fueron excavadas y registradas, los objetos encontrados también se removieron después de la documentación apropiada, solo falta el análisis de los huesos, estudiar los artefactos que los acompañaban y tratar de añadir un poco sobre la historia de Copán”, explicó en una visita guida a Diario LA PRENSA.

Ramos señaló que en las tumbas de los nobles encontraron conchas de mar, jades bien trabajados y objetos muy bien conservados de cerámica, así como materiales orgánicos de alfombras en el piso adonde los restos humanos fueron debidamente colocados.

Dos recámaras fueron halladas el año pasado y la tercera a principios de este año, separados entre 10 y 12 metros de distancia cada una.

Indicó que están en la mitad del trabajo requerido en este grupo, ya que las excavaciones iniciaron en el mes de agosto de 2015. Se trata de un proyecto planificado para llevarse a cabo en cinco años, pues la idea es investigar todo el conjunto, restaurarlo y ofrecerlo a la vista del público.

“Consideramos que aquí hay unas seis generaciones aproximadamente de gente que se fue reproduciendo con el tiempo, pues los mayas se reproducían bastante, algunos tuvieron más de una mujer, y para ellos era normal porque entre más hijos tenían contaban con suficiente recurso humano para cultivar y traer más ingresos a su hogar”, explicó Ramos.

Detalles

En las afueras, en la parte superior de las sepulturas, aparecen esculpidas 13 esculturas: cinco en el norte, dos en el sur, tres en el oeste y tres en el este.

“El trece tuvo un significado importante para los mayas, es el número del cielo, que para ellos estaba dividido en 13 capas o niveles, con seres sobrenaturales en cada uno, o sea que estamos hablando de un lugar sobrenatural, quien quiera que subía a ese aposento o recámara en la parte más alta estaba penetrando a un lugar divino”, destacó el investigador.

Ramos detalló que la escultura encontrada, en el área de El Chorro, cerca de la zona conocida como Las Sepulturas, habla de una relación que existió entre la familia que vivió ahí y el fundador de la dinastía de Copán, K’inich Yax K’uk’ Mo’, cuyos restos se encontraron en los niveles más bajos de la acrópolis del parque arqueológico de Copán.

“Es como una especie de memoria hacia el gobernante y sobre su conexión que tenía con la metrópolis de Teotihuacán en el altiplano de México, ese vínculo es muy importante porque cuando el fundador llega a Copán viene investido de poderes que recibió en esa ciudad”, añadió Ramos.

AE Pasado 020717 (4)(800x600)
Los arqueólogos documentan el importante hallazgo en el parque arqueológico.Los arqueólogos también encontraron que al lado oeste de la residencia predominan temas diferentes, relacionados con el inframundo, que para los mayas era un lugar lleno de agua, y por donde los muertos transitaban. Expresó que, según uno de los mosaicos descubiertos en este sitio, revela que estas personas tuvieron como personaje central al Dios del Maíz que para ellos estaba en el inframundo.
 

Los mayas rendían culto a los ancestros y sepultaban a las personas en su residencia o muy cerca de la misma, ya que era un espacio del que no se podían alejar, puesto que la vida continuaba después de la muerte y los familiares tenían que seguir conviviendo con ellos, pues era parte de sus creencias.

Según el destacado arqueólogo hondureño también se pudo conocer que en esta residencia hubo tres edificaciones diferentes. “Tenemos evidencia que en esta residencia de nobles sí hubo una serie de ocupaciones o de edificios sobrepuestos”. Dijo que toda la información es preliminar, porque están en proceso de excavaciones, hace falta el análisis respectivo y luego escribir.

“Pero sí tenemos interpretaciones preliminares como el Dios del Maíz, es un mosaico que no se encuentra en ningún lugar de Copán, es único, porque donde usted vaya en Copán no va a encontrar un elemento como este, ya que los mayas respetaron mucho el tema para plasmarlo en palacio de nobles”, agregó el arqueólogo.

Tomado de: http://www.laprensa.hn/inicio/1088061-417/copan-mayas-honduras-kinich_yax_kuk_mo-cultura-recamaras-funerarias-