joya-yuca1.png

Una serendipia: un hallazgo valioso que se produce de manera accidental o casual. Así ha sido descrito el hallazgo por su descubridor, elinvestigador Roberto Junco Sánchez, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quien encontró en 2014 un cargamento de joyas coloniales en la costa de Yucatán, un hallazgo sin precedentes en la arqueología subacuática de México, mientras buscaba los restos de un pecio del siglo XIX.

joya-yuca2.png

 

Bajo las cristalinas y someras aguas que se extienden alrededor de la península de Yucatán, a una profundidad de entre 2 y 5 metros, Junco Sánchez vislumbró las primeras piezas del cargamento extraviado de un barco que naufragó en el siglo XVIII, en época anterior al que estaba buscando y delimitando. El tesoro, formado por más de 300 piezas de oro, posiblemente iba destinado a las españolas y españoles acaudalados, pero terminó hundiéndose junto con el barco que lo transportaba, probablemente debido a las fuertes corrientes que confluyen en el litoral yucateco, una zona de arrecifes convertida en un gran cementerio de embarcaciones. El cargamento de joyas, uno de los principales atractivos del recién inaugurado Museo de Arqueología Subacuática Fuerte de San José el Alto, en Campeche, fue revelado el pasado viernes por el INAH.

Esta sería la reconstrucción de los hechos: el tesoro, formado por esmeraldas de los territorios de Nueva Granada (la actual Colombia) y joyería en oro posiblemente realizada en el estado mexicano de Oaxaca, fue cargado en un pequeño barco mercante (del que nada queda), que zarpó de Veracruz con rumbo a La Habana, el puerto de destino antes de emprender el largo viaje hacia España; pero la embarcación encalló debido a las fuertes corrientes y se fue a pique. Los arqueólogos subacuáticos han podido recuperar 321 piezas en oro, desde anillos, hebillas y mondadientes hasta rosarios, medallas, cruces y cadenas. En total se han recuperado 74 esmeraldas incrustadas y destaca la figura de un pequeño dragón con 14 esmeraldas y dos diamantes, además de otros dragoncillos con cuatro esmeraldas en los ojos y en el lomo.

Destaca la figura de un pequeño dragón con 14 esmeraldas y dos diamantes

"Estas joyas iban destinadas a la clase alta, que era la que podía adquirirlas y ostentarlas, por ejemplo tenemos artefactos para la limpieza dental como una importante colección de mondadientes. Las joyas también nos hablan del valor de los ritos religiosos a través de la cantidad de rosarios, cruces y relicarios. Los anillos con decoraciones de florituras y corazones revelan aspectos del cortejo, mientras que los broches y hebillas señalan la etiqueta del siglo XVIII", comenta Junco Sánchez, el subdirector de Arqueología Subacuática del INAH.

 

Piezas de oro

Una zona de arrecifes fue el infausto destino de una pequeña embarcación mercante que naufragó con más de 300 piezas de oro.

 

Oro y esmeraldas

joyas-yuca3.jpg

 Cruces, rosarios y relicarios

joyas-yuca4.jpg

 Grabados

joyas-yuca5.jpg

 Decoraciones florales

joyas-yucas6.jpg

 Anillos de oro y esmeraldas

joyas-yuca9.jpg

 

joyas-yuca10.jpg

Piezas de oro

joyas-yuca11.jpg

 

Por: Alec Forssmann

Tomado de: http://www.nationalgeographic.com.es/historia/actualidad/tesoro-hallado-costa-yucatan-que-iba-destinado-a-clase-alta-espanola_12545/1