trafico.jpgEl tráfico ilegal de especies salvajes para su comercio internacional se registra en casi el 30% de los espacios ecológicos más protegidos del mundo, incluidos en las zonas declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco, denuncia hoy la organización WWF en un informe.

La ONG da cuenta de una «tendencia preocupante» en el tráfico ilegal de especies que figuran en la lista de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES) en los sitios ecológicos más importantes del globo.

Se calcula que el comercio ilegal de vida salvaje maneja entre 15.000 millones y 20.000 millones de dólares al año, el cuarto más grande del mundo después de las drogas, las falsificaciones y el tráfico humano.

Entre 1970 y 2012 la población global salvaje descendió casi un 60% de media, y la captura ilegal de especies fue una de las principales razones para esta disminución, recalca WWF.

Los lugares naturales Patrimonio Mundial de la Humanidad albergan grandes poblaciones de plantas y animales raros, incluido casi un tercio de los 3.890 tigres salvajes que quedan y un 40% de todos los elefantes africanos, por ejemplo.

Funcionan como el «último refugio» para especies amenazadas tales como los rinocerontes de Java en Indonesia y las vaquitas marinas, la marsopa más pequeña del mundo y endémica del golfo de California.

Los lugares naturales Patrimonio Mundial de la Humanidad albergan un 40% de los elefantes

Sin embargo la caza furtiva, la tala y la pesca ilegal se llevan a cabo en casi un 30% de los espacios naturales y mixtos declarados Patrimonio Mundial, lo que provoca que especies amenazadas se encuentren al «filo de la extinción» y peligre el sustento y el bienestar de comunidades, alerta WWF.

La ONG ecologista recalca también que la caza ilegal de especies en lugares Patrimonio Mundial de la Humanidad degrada la vida social y económica, ya que más del 90% de los sitios naturales sirven para propósitos recreativos o turísticos y generan empleos. Muchos de estos beneficios dependen de la presencia de especies en la lista de CITES, añade. Además, esta práctica ilegal altera el ecosistema natural.

Protección efectiva

En torno a un 5% de la población de tigres de Sumatra fue exterminado en 2016 y si los actuales niveles de caza furtiva y de comercio ilegal se mantienen estos animales podrían desaparecer y reducir los incentivos para proteger los bosques e incluso fomentar la deforestación para plantaciones de aceite de palma, indica WWF.

«Los gobiernos deben redoblar sus esfuerzos y hacer frente a toda la cadena del tráfico de la vida salvaje antes de que sea demasiado tarde», recalcó en un comunicado el director general de WWF Internacional, Marco Lambertini.

WWF aboga por más colaboración e integración entre CITES y las autoridades nacionales a fin de responder de manera más coordinada e integral a esta lacra, desde la caza o pesca de especies en los países de origen, hasta el transporte hasta los destinos y la venta en mercados.

El secretario general de CITES, John Scanlon, consideró «esencial que esta convención sea implementada plenamente y que los lugares insustituibles sean protegidos completamente».

«El tráfico ilegal de la vida silvestre quita al mundo su patrimonio natural, amenaza a comunidades locales y perjudica los esfuerzos globales por reducir la pobreza», advirtió a su vez la directora general de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza(UICN), Inger Andersen.

La conservación de la biodiversidad reposa en más educación y el cumplimiento de la ley

El informe de WWF subraya la importancia de una protección y una vigilancia mayores en lugares Patrimonio Mundial de la Humanidad junto con una mayor acción para frenar la demanda ilegal de la vida y de productos de la vida silvestre mediante la educación, el cumplimiento de la ley y el procesamiento judicial.

Tomado de: http://www.abc.es/natural/biodiversidad/abci-trafico-ilegal-especies-registra-30-por-ciento-lugares-protegidos-201704181211_noticia.html

 

pangolin.jpgEl comercio ilegal de tráfico silvestre mueve hasta 23.000 millones de dólares al año a nivel global, una cifra que sitúa esta lacra a una magnitud económica similar a la del tráfico de drogas, armas o personas

El animal más afectado por el tráfico ilegal de especies es el pangolín - IUCN

El tráfico ilegal de animales y plantasmueve hasta 23.000 millones de dólares al año a nivel global, una cifra que sitúa esta lacra a una magnitud económica similar a la del tráfico de drogas, armas o personas, según los expertos participantes en el Congreso Mundial de la Naturaleza de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza(UICN) que se celebra hasta el 10 en septiembre Hawái (Estados Unidos).

El comercio ilegal de vida silvestre ha sufrido un «enorme repunte» en los últimos cinco años y «arrastra en dirección a la extinción a más de 7.000 especies de todas las regiones del planeta», subrayó John Scalon, presidente de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

«Las multas son mínimas y el dinero que ganan las mafias es inmenso. Nos encontramos en una situación similar a la que teníamos hace 30 años con los elefantes, pero más compleja, porque ahora está en manos de mafias criminales muy bien organizadas», comenta Marco Lambertini, director de WWF Internacional.

El tráfico de especies está causando una extinción masiva:  «Cuando pensamos en la crisis de biodiversidad global, nos vienen a la mente la pérdida de hábitat, el cambio climático o las especies invasoras; pero hemos de ser conscientes de que el tráfico de especies es una amenaza al mismo nivel, algo que está pasando aquí y ahora, y causando una extinción masiva», remarcó la colombiana Patricia Zurita, directora de BirdLife Internacional.

«Las calles de Johannesburgo (Sudáfrica) están llenas de quioscos donde se venden partes del cuerpo de los buitres, especialmente el cerebro, para fumarlas antes de jugar a la lotería. Hemos llegado a documentar hasta 150 matanzas de buitres al día para este tipo de prácticas», asegura Zurita.

Las aves exóticas están también en ojo del huracán de las mafias, que las venden como mascotas. Una de las que está en serio peligro por esta práctica es el loro gris del oeste de África.

No obstante, el animal más afectado por el tráfico de especies es el pangolín, con más de un millón de ejemplares cazados ilegalmente en la última década, sobre todo en países africanos y China, para usar su carne, su sangre y sus escamas (muy apreciadas en la medicina china), explica Raúl Arce-Contreras, portavoz de Humane Society International.

Previsiblemente, el Congreso Mundial de la Naturalezaaprobará una moción para promover estrictas medidas de protección para las ocho especies de pangolín.

Cómo combatir el tráfico ilegal de vida silvestre

«Para parar la caza ilegal hay que implicar a las comunidades locales y darles alternativas económicas para que no lo permitan y no acepten el dinero; en el control se requiere coordinación internacional y más estricta regulación nacional, hay que hacer control en origen, tránsito y destino; y para frenar la demanda hay que educar a la gente en el impacto de esta lacra», sugiere el director de WWF.

«Esta epidemia para la biodiversidad es algo que los ministerios de Medio Ambiente de los países por si solos no pueden parar, requerimos de la intervención de la Interpol, del Banco Mundial y, sin duda, de penas económicas y de prisión más altas», recalcó el presidente de Cites.

 

Tomado de: http://www.abc.es/natural/biodiversidad/abci-repunta-comercio-ilegal-vida-silvestre-7000-especies-estarian-peligro-201609071133_noticia.html#ns_campaign=mod-sugeridos&ns_mchannel=relacionados&ns_source=repunta-el-comercio-ilegal-de-vida-silvestre-7000-especies-estarian-en-peligro&ns_linkname=noticia.foto.natural&ns_fee=pos-1